Imprimir página Contacto

Dauphin: Sentarse "flotando".

¿Se ha percatado de que hay empleados que se pasan el día luchando contra las contracturas? ¿O las sufre usted mismo a menudo?
No es de extrañar: Las personas se acostumbran a adoptar un postura individual en las distintas situaciones laborales. Estos modelos de comportamiento personales suelen ser pasivos, se aprenden desde que somos pequeños y se adoptan de manera inconsciente. Lamentablemente a menudo van unidos a un agarrotamiento, puesto que el cuerpo ha sido creado para estar en movimiento y, por consiguiente, cualquier tipo de postura estática durante un largo periodo de tiempo resulta perjudicial tanto para la musculatura como para la estructura ósea.
Es decir, si se deja de adoptar una postura equilibrada, las cargas a las que por ello se someten la musculatura, los tendones y las articulaciones se acaban convirtiendo en una dolencia.

¿Cómo se sienta usted?

¿A menudo encorvando la espalda? De este modo se carga la musculatura, los discos intervertebrales y las articulaciones, resultando perjudicial para la digestión, la respiración y la concentración.
¿O adopta durante mucho tiempo la "postura reclinada"? Así se carga la zona de la nuca y de la columna vertebral y conlleva contracturas musculares (síndrome cervical).
La realidad es que las posturas incorrectas se adoptan porque creemos que dicha postura es cómoda y nos da la sensación de descargar al máximo el cuerpo.

Los productos de Dauphin ayudan: " ¡Sentarse en movimiento!"

Los cambios continuos en las oscilaciones de la columna vertebral suministran permanentemente nutrientes a los discos intervertebrales, estimulan la compleja musculatura de la espalda, mantienen en movimiento más de 46 articulaciones en la columna vertebral, optimizan la circulación sanguínea y, con ello, el suministro de oxígeno, mantienen activo el metabolismo cerebral y, de este modo, la capacidad de atención y concentración.

Nuestras sillas de oficina siguen el movimiento del ocupante, animándole al mismo tiempo a cambiar de postura. Es decir, los impulsos naturales del movimiento no se frenan, sino que se fomentan de manera continua y efectiva.